Mantícoras piratas

julio 4, 2007

Manticora

<<Una vez más Tymora cerraba los ojos ante el destino de los habitantes de Aguasfuertes, dejando campar a la Dama del Veneno, Talona, entre sus seres más queridos. Mientras los bardos provenientes del oeste traían noticias de un dios resucitado de las cenizas de su hijo, Bane, y los del este portaban malas nuevas que hablaban de guerra y asedio contra Everska, en el Creciente del Delimbiyr era la enfermedad la que no cesaba. Pero el esfuerzo de un grupo en el que había prendido el coraje de la Orden de Jade lograría, de nuevo, evitar el desastre…”

Teseryne Truesilver
Hija de Talanthe Truesilver
Año de los Dragones Solitarios

[Sur del Bosque Alto, alrededores de Zelbross, 3 al 10 de Mirtul, 1372 CV Año de la Magia Salvaje]

[Luna menguante Luna8 ]

El día antes de la entrada del Fundidor, Mirtul, el quinto mes, se celebra la fiesta de Hierbaverde. En una localidad tan vinculada a la naturaleza como Aguasfuertes es una festividad que se toma muy en serio; los elfos traen sus mejores flores, las más hermosas cultivadas con mimo durante todo el año, y las arrojan sobre las últimas nieves para que la primavera traiga buenas cosechas y buen tiempo para todos. El Alto Señor y los habitantes más importantes del pueblo participan en los actos, que toman después un cariz más festivo regado con alcohol y buena música. Habían sido tiempos difíciles para los aguafuertinos y la tensión aún se palpaba en el ambiente, pero el comienzo de la estación de las flores era un buen día para empezar de nuevo. Sin embargo, el Prior Athosar de Lathander se removía nervioso en el embarcadero. La flor de loto necesaria para el tratamiento que habían traído Kelmer y Neske, era un remedio eficaz contra la plaga que habían desatado los orcos enfermos del Bosque Alto. Por desgracia no había sido suficiente y se enviaron mensajeros a los centros comerciales de alrededor. Respondieron todos, pero su precio se había quintuplicado en Orlbar y Llorkh. Sólo Aguaprofunda mantenía un importe lo suficientemente bajo. El barco que lo traía, río arriba, sin embargo, llevaba unos días de retraso, y los ancianos y niños que aún necesitaban el tratamiento volvían a caer presa de la virulenta plaga.

El Guantelete de la Marca Occidental envió a sus exploradores en busca de información. Un par de días después regresaron con reportes de que la Bruma de la Esperanza había sido vista atracada cerca de Zelbross, pero que no había llegado a Aguasfuertes. Harazos pensó en piratas fluviales. Los bandidos que intentaban aprovecharse de las desprotegidas chalupas que navegaban el Delimbiyr eran comunes, fuesen seguidores de Hark o no. Las responsabilidades devoraban el tiempo del veterano Guantelete. Estaba reuniendo a hombres leales y capaces para poder hacer una batida y eliminar al rey bandido de la zona de una vez por todas; incluso había solicitado el apoyo de Stedd Rein y su Hermandad Roja que habían aceptado gustosamente. Pero esa misma mañana de 1 de Mirtul le había sorprendido la petición de ayuda de Lord Piergeiron de Aguaprofunda para aportar cuantos hombres pudiesen al ejército que marchaba en pos de la liberación de Everska, bajo asedio por fuerzas malignas. En aquellos momentos el asunto de la flor de loto era uno de los muchos frentes abiertos y debía resolverlos pronto. Por eso recurrió a la Orden de Jade. Sus hombres buscaron a Kelmer Lowoak y a Neske, pero ambos se encontraban fuera de Aguasfuertes. El primero había partido a su hogar y a celebrar los ritos de Hierbaverde de Mielikki, tan importantes para esta fe, llevándose consigo a Adrún Dirac. La segunda estaba en paradero desconocido desde el funeral de Caranthir. Al Guantelete no le quedó más remedio que recurrir a Tobías Erglund, cosa que no era demasiado de su agrado…

* * *

Los dos enanos se gruñían uno frente al otro en el Escudo Escarlata. Habían viajado juntos desde la norteña Ciudadela Adbar, con otros cinco hombres. Habían perdido tres de ellos cerca del Paso de la Fortaleza de la Puerta del Infierno, atacados por elfos… según decía Thorik, el líder de la unidad. Otros dos habían perecido a manos de fuerzas orcas en la ribera del Delimbyir. Y ellos habían estado a punto de hacerlo ante el ataque de un grupo de bandidos goblins en los alredores de la estatua del Sátiro. Ahora llevaban unas horas en Aguasfuertes, aquella extraña ciudad sin murallas en la que los orcos, los elfos y los hombres eran ¡amigos!. Keldorn y Thorik no daban crédito a lo que veían, pero su misión estaba clara y no iban a anteponer sus creencias frente a los resultados. Necesitaban información de primera mano sobre la tumba del arquitecto Stoneshoulder, pues sus planos podrían servir a su Pueblo Recio en la defensa en el Norte frente al orco autoproclamado Rey Oboldo y su ejército.

El camino hacia la información vino de mano de las cervezas en la taberna del Sireno. Un marinero aprovechado y un Puño de la guardia fueron el medio para llegar ante un preocupado Tobías en plenos exámenes en la academia de Velti’Enorethal. El joven hechicero le vino que ni pintado a los enanos. Era la primera vez que un enano (y en estado ebrio además) pisaba la silenciosa escuela de magia. Eso no fue impedimento para Tobías, que cerró en la cocina y a altas horas de la madrugada, un trato por el que los enanos, para él poco más que mercenarios, buscarían el barco perdido. Ahora sólo tenía que solucionar cómo podía escaquearse y terminar al fin sus prácticas en aquella escuela. Ya había sido regañado por Ca’urthimbel por haber dejado a un enano borracho dormir sobre la mesa del comedor como para encima perder la prueba. Fue cuando se acordó de Dervin, que estudiaba planos e historia antigua junto a Lya y Celahir, un amigo de Caranthir, en la biblioteca. No fue difícil convencerles para ayudar a Aguasfuertes.

***

Celahir tragó agua una vez más, pensando que se iba a ahogar. Él y Dervin, el medioelfo, habían tomado un barco río abajo hasta Zelbross, para investigar el río. Los enanos, tozudos, no quisieron ni acercarse al agua, por lo que decidieron ir a pie. Eso estaba bien, pues las puyas entre los enanos y los elfos eran constantes… pero aquellos luchadores cabezotas y paticortos tardarían el doble de tiempo en llegar hasta el punto de reunión acordado. En el camino Dervin y Celahir habían encontrado los restos de la Bruma, sin ocupantes y con el casco partido a la mitad por una gran roca, como si hubiese venido de una catapulta. Entonces fue cuando él se había lanzado al agua para acercarse a investigar el bote. Mal hecho. Como Dervin le recordaría una vez salvado, en la primavera se produce el deshielo de las montañas, y el río era más peligroso de lo que parecía a simple vista. Ahora sólo tenían que esperar a Keldorn y Thorik… fuera lo que fuese que se había llevado el cargamento y los tripulantes de la Bruma de la Esperanza era grande… y por tanto seguramente peligroso.

* * *

Los enanos y el mago elfo contemplaron como Dervin se alejaba atrapado en las garras de aquella criatura voladora. Había sido una insensatez avanzar a plena luz del día siguiendo el rastro de maderas y enseres del barco que llevaban hasta la guarida de aquel “pirata”. Un día y medio esperando por los enanos habían permitido a los tel’quessir reconocer el terreno. Parecía que el monstruo, una mantícora, había lanzado una roca sobre el barco, y luego se había llevado sus trofeos a lo alto de una pequeña cueva en una cortada colina cercana. Por desgracia la mantícora los había visto antes que ellos a ella. Ahora tendrían que subir para rescatar al semielfo y la flor de loto que aún estuviese en buen estado.

* * *

Gracias a la cuerda de los soldados enanos la ascensión fue más sencilla de lo esperado. Dervin seguía con vida, semienterrado entre varios trofeos de la familia de mantícoras. Sí, familia. Una madre, sus dos crías, y un padre diligente que salía a cazar día sí y día no. La carga frontal de Keldorn Minaprofunda abrió la lucha en la que la madre defendía a sus crías y los aventureros intentaban rescatar al semielfo. Fue una batalla dura en la que Thorik cayó colina abajo y Celahir lo salvó gracias a su magia; una pelea en la que Keldorn se bañó en sangre, sufriendo estoicamente los envites del ser con cabeza de león. Y fue más épica aún cuando el padre mantícora regresó a casa pillándolos a todos con las manos en la masa. Los tremendos golpes de los enanos, apoyados por el debilitado Dervin, acabaron con el ser mitad león mitad ave. El grupo abandonó la cueva llevándose una gran parte del cargamento de loto y dejando atrás a las dos jóvenes crías de mantícoras (quién sabe… quizás cuando crezcan vayan en busca de venganza).

* * *

El destino más cercano era la aldea de Zelbros. Desde allí tal vez pudiesen conseguir un carromato para transportarlo todo con más comodidad y un lugar para cuidar de sus heridas. Y así fue como fueron recibidos en el pueblo por un grupo de vecinos que los aclamaban como “Los enviados de Kelmer“, y con vítores porque pensaban, ilusos ellos, que eran los que los iban a salvar de las cada vez más frecuentes partidas de goblinoides que asolaban sus granjas. Sten Buenavendedora se mostró un poco desilusionada al descubrir que no era así, pero consiguió arrancar un juramento de boca de los enanos de que regresarían si ella les prestaba su carreta. Y así fue como Dervin, Celahir, Keldorn y Thorik retornaron a Aguasfuertes junto a la mediana Sten Buenavendedora con la preciada flor de loto que el Prior Athosar precisaba como agua de Mirtul…

* * *

 

  • Celahir [elpm Mag 1 – Draco] – 675 px (675 px)
  • Dervin [sem Mag 1 – Yoli] – 675 px (1415 px)
  • Thorik [em Pal 1 – Jairo] – 950 px (950 px)
  • Keldorn [em Gue 1 – Robert] – 1000 px (1000 px)
  • Tobías [hm Hech 1 – Robert/PNJ]
Anuncios

2 comentarios to “Mantícoras piratas”

  1. Rober Says:

    Cierto, nobles artes como el cine de acción, los cómics y los videojuegos nos enseñan que la venganza se sirve bien fría. ¿Estarán tramando esas dos jóvenes mantícoras su particular Kill Keldorn en este mismo instante?

  2. Murad Says:

    La Manticoraes increible yo piensoque es obvio que existe y aparte dicen que canta dulcemente cuando devora a sus presas.
    Bueno esoes todo.
    Murad


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: