Los Druidas de Árboles Altos

junio 21, 2007

arbolesaltos.jpg

Los druidas de Árboles Altos son un grupo secreto de sirvientes de Eldath, Mielikki y Silvanus que residen en la porción nordoriental del Bosque Alto, entre los arboles más altos de todo Faerûn. Viven en la antigua comunidad Earlanni de Árboles Altos – conocida originalmente (y referida así en la actualidad) como Teuveamanthaar – y actúan como guardianes de los colosales árboles que crecen allí. Además de su incansable defensa de la flora y fauna de la región también preservan los restos del antiguo hogar élfico de Earlann del saqueo por parte de facciones muy diversas. Sus enemigos, siempre con ansias de poder y riqueza, a menudo buscan tesoros y conocimientos dentro del reino protegido. Los druidas pasan gran parte de su tiempo y gastan sus energías repeliendo dichas incursiones o delegando en la ayuda de agentes de su confianza.

 

Historia

 

Desde su fundación en el año -4550 CV, la ciudad-árbol élfica de Teuvemanthaar fue la capital y la ciudad más grande de Earlann, el reino de elfos lunares que se extendía por la zona norte y este del Bosque Alto entre las ruinas de Aryvandaar. Construido en la cima de una pequeña colina, Teuveamanthaar era conocido por sus enormes robles, que se elevaban sobre el resto del bosque como gigantes y de cuyas raíces se decía que eran mas anchas que el perímetro de algunas aldeas humanas del norte. Los habitantes de Teuveamanthaar crearon fabulosas tallas y huecos, moldeando y construyendo en los troncos y ramas de estos grandes árboles su ciudad que crecía a la par que los robles, y la elevaba sobre el suelo. Unos a otros se unían gracias a una red de cuerdas mágicamente protegidas.

 

En el Año de la Maldición (882 CV) la tragedia sacudió al reino de Earlann. Los refugiados humanos del imperio de Netheril permanecían establecidos tras los muros de la fortaleza de Ascalhorn, a sugerencia de los elfos. Pero gracias a la ayuda de agentes fey’ri algunos consiguieron aprender a convocar demonios y abrir portales a los planos inferiores. Una horda de demonios y diablos se extendió por la ciudad, enfrentándose entre ellos y arrasando con lo que se encontraban en el medio. Al final, Alcalhorn pasó a ser controlado por los tanar’ri, y una vez que esto ocurrió, nada pudo evitar que los orcos invadiesen el interior de Earlann. Los elfos se mantuvieron recios en su defensa durante meses, pero la caida de su reino era una muerte anunciada, y poco a poco fueron abandonando el lugar. La caida de Earlann llevó al abandono de Teuveamanthaar, que hubiese sido invadida rápidamente por humanoides si no fuese por la acción de un grupo de seguidores de Mielikki.

 

Originarios de Ascalhorn, estos druidas habían dejado atrás su vida urbana para seguir un camino rural entre las ramas del Bosque Alto. Habían llegado a Teuvenamanthaar a estudiar el conocimiento que los elfos tenían del bosque, sintonizándose con el lugar de un modo que casi ningún nativo de Ascalhorn podía llegar a hacerlo. Cuando el desastre ocurrió y los elfos decidieron escapar, los druidas, afligidos por la marcha de sus mentores pero decididos a vigilar la retaguardia del Pueblo Gentil, se refugiaron en la ciudad-árbol abandonada, en las mismas casas de los elfos. Sólo ocuparon una diminuta fracción de Teuvenamanthaar pero evitaron de este modo que cayesen bajo las garras de las hordas de orcos y los muertos vivientes liderados por demonios de Ascalhorn, que pasaría a conocerse desde entonces como la Fortaleza de la Puerta del Infierno.

 

Desde aquellos días los druidas han estado siempre presentes en Teuveamanthaar, refugiándose en los grandes huecos de los robles y protegiéndose en la altura de dichos árboles. Quinientos años han pasado defendiendo el lugar de orcos, demonios, muertos vivientes y bandas de aventureros con la intención de saquear el lugar de los tesoros élficos que se puedan encontrar allí. En los años recientes, las amenazas han sido cada vez más intensas, con el incremento de la actividad de la Casa Dlardrageth y los Eldreth Veluuthra en el Bosque Alto.

 

Los Druidas hoy

 

Poco ha cambiado en su organización en estos cinco siglos. Sólo hace poco han modificado sus hábitos y su propósito para acomodar a los elfos de Caerilcarn, que han vuelto para quedarse en Teuveamanthaar y desde allí intentar establecer un Nuevo Earlann. Los elfos han reconocido el valor de los druidas y su valiosa defensa, por eso les han invitado a compartir el lugar, codo con codo. Por su parte, los druidas están encantados con dicho acuerdo, ya que justifica su empeño en mantener aquel lugar intacto y también esperan que éste les permita cuidar aún mejor el Bosque.

 

Los druidas son unas dos docenas, con igual número de asistentes, asociados y aliados que vienen de vez en cuando. La mayoría son druidas mayores de Mielikki, aunque hay representantes de Eldath y Silvanus. Además de los druidas el grupo incluye a un grupo grande de exploradores que sirven como zapadores y músculo en épocas de necesidad, así como a un puñado de individuos de confianza con habilidades destacables (como el lanzamiento de conjuros).

 

Siempre han sido un grupo secreto y recluido aunque han cambiado esto con la llegada de los nuevos elfos. Los visitantes provenientes de fuera del Bosque Alto son más comunes, y en los últimos meses los druidas han tenido que practicar sus habilidades sociales. Aunque muchos miembros mayores se han visto obligados a dicho cambio, en realidad éste ha beneficiado a los druidas porque ha traído jóvenes con potencial y futuros agentes.

 

En la ciudad las habitaciones se han mantenido intactas desde el día en que sus dueños elfos las dejaron y se iban al sur y el oeste. Aunque el Pueblo Gentil se llevó lo más importante consigo, unos pocos objetos de valor (con magia y sin ella) quedaron a cargo de los druidas. Los que localizaron los almacenaron y ahora se están devolviendo a sus dueños elfos.

 

La ciudad está bien protegida de fuerzas hostiles. Sólo un puñado de cuerdas se pueden ver desde el suelo, y suelen estar bien ocultas entre la foresta. Hay protecciones mágicas antiguas que datan de los primeros días de Earlann que aún protegen Árboles Altos del fuego mágico y no mágico, del peligro de los rayos, y de la enfermedad y la podredumbre. Los Árboles Altos bullen de actividad de nuevo.

 

Enemigos

 

Las fuerzas que se oponen a los druidas de Árboles Altos son numerosas y variadas. Hay grupos, que por su proximidad, por su odio a los druidas, o por ambas cosas son peligrosos. Los que se mencionan a continuación no son una lista exhaustiva porque numerosas facciones de vez en cuando causan preocupación entre los druidas.

 

Los enemigos antagonistas de los druidas de Teuveamanthaar son los demonios de la Fortaleza de la Puerta del Infierno. Los responsables de la caida de Earlann han creado más problemas a los druidas que ningún otro. Aunque las ruinas del antiguo Ascalhorn son poco más que un valle, devorado por los treants de Turlang, algunos creen que los demonios aún se esconden bajo la superficie del pozo de la Puerta del Infierno, infestando los pasajes de Ammarindar el reino enano. Los druidas les tienen el ojo echado intentando anticiparse al momento en que salten de nuevo.

 

Los otros rivales de siempre han sido los orcos que ocupan zonas del Bosque Alto o se esconden en las cuevas de las Montañas Nether. Los druidas han repelido con éxito los ataques de estos humanoides, o al menos se han preparado y han evitado que causasen daños mayores en la ciudad o en los árboles milenarios. Las invasiones de los orcos al bosque son comunes, y los druidas no pueden relajarse ante el temor que en uno de sus envites bajen la guardia y acaben destruyendo la ciudad-árbol. Con la llegada de nuevos ciudadanos la comunidad se ha vuelto aún más proactiva en este sentido contra los orcos, e incluso ahora discuten sobre la viabilidad de crear puestos defensivos fortificados similares a Ascalhorn.

 

Los fey’ri, aunque más nuevos, son los más peligrosos y siniestros. Además de su sutileza e inteligencia, estos elfos demoniacos siguen teniendo interés en destrozar todo lo que recuerde a Earlann porque lo perciben como un símbolo de su propio sufrimiento. Con la reciente derrota de Sarya Dlardrageth no han perdido energía y sobrevivir a sus planes va a requerir todos los esfuerzos druídicos.

Aliados

Durante los largos siglos que los druidas de Árboles Altos han ocupado la ciudad élfica, siempre han contado con un pequeño grupo de aliados para los tiempos difíciles. Dichos colegas comparten el amor por el bosque y la resistencia frente a las adversidades de los iniciados del enclave. Los druidas no suelen recurrir a su ayuda salvo que sea necesario, pero saben que están disponibles si se lo piden.

Loas Arpistas han sido unos de los aliados más firmes de los druidas y los han ayudado en un par de ocasiones. Fue un miembro de los Arpistas el que se sacrificó para destruir la Fortaleza de la Puerta del Infierno. Incluso hoy, cuando Earlann parece que puede renacer, los Arpistas están cerca, listos para echar una mano contra los enemigos.

El Bosque Alto, además, está habitado por multitud de criaturas del bosque, algunas grandes y otras pequeñas. Los majestuosos treants liderados por Turlang han sido un aliado de confianza de los druidas durante años. Turlang está inmerso en el proceso de hacer crecer el Bosque sobre el Pozo del Infierno, esperando que de una vez por todas nadie se interese por la zona corrupta. Aunque es capaz de realizar esto sólo, ha confiado en los druidas para que le ayuden y le provean de magia para asistirle.

Membresía

En el pasado formar parte de los Árboles Altos era casi imposible. Los residentes no permitían a los extraños ni siquiera acercsarse a la zona, forzando a los aventureros de manera hostil incluso. Dado el carácter recluso del enclave, sus miembros siempre han sido pocos.

Ahora, con el cambio de condiciones en Teuveamanthaar, con la llegada de los elfos, la situación ha cambiado. Cada vez hay más visitantes y extranjeros. Además los enemigos del Bosque Alto son cada vez más fuertes y eso hace que el círculo precise más brazos fuertes y talentos. Eso ha hecho que en poco tiempo creciese, aunque de modo cauto, pero más rápido que en los cinco siglos anteriores.

Normalmente hay un encuentro con la organización a través de agentes de los druidas, pero fuera de la ciudad. Suele ser un explorador o un elfo del bosque que solicita ayuda para acabar con un mal que afecta al Bosque, como ayudar a alguien que está perdido o atacar a un grupo de orcos. Si el “candidato” demuestra valía, su mecenas puede llevarlo a Teuveamanthaar. Si convence a los druidas, es probable que se convenza en un miembro de pleno derecho. Se precisa gente de muy diversas habilidades. Las armas son bienvenidas porque siempre hay enemigos. Los lanzadores de conjuros también por lo inusuales que son el bosque. Los clérigos de ciertas fes son bienvenidos, y los druidas y exploradores son fácilmente uña y carne con la comunidad.

Druidas de Árboles Altos (Naturaleza Menor): AL N; 60.000 po; 28 Miembros; Aislados (17 humanos, 6 elfos, 4 semielfos, 1 treant)

Autoridad:

 

  • Uthgang Jyarl, humano iluskano, Gran Druida del Norte, que lidera el Círculo.
  • Elighaer Teushandor, semielfo lunar, Iniciado del 11º Círculo de los Brazos del Bosque de Mielikki
  • Sarragh de los Gorriones, mujer iluskana, Iniciada del 11º Círculo.
  • Vaeros Escudodefuego, humano Iniciado del 11º Círculo.

Personajes importantes:

 

  • Sinklayr Greenstroke, humano netherense, druida que pasa su mayor parte del tiempo vagando por el Bosque Alto.
  • Vanuseed, druida treant, emisario de Turlang
  • Balt Arcoverde, humano iluskano, explorador agente del círculo.

Clases asociadas: Druida, Explorador

Habilidades asociadas: Manejo de Animales, Sanar, Saber (local), Saber (naturaleza), Escuchar, MS, Avistar, Supervivencia.

Requisitos: un druida o agente de los druidas de Árboles Altos debe dedicar su vida y esfuerzos a preservar la ciudad de Teuvemanthaar y el Bosque Alto que la rodea, y evitar que el desastre caiga sobre dichas tierras.

Favorito del Gremio: Si se tiene esta dote, cualquier miembro del círculo lanza los conjuros de conjuración (curación) como un nivel superior. Cualquier personaje (druida o no) recibe curación gratuita de las heridas recibidas defendiendo el bosque de sus enemigos.

Anuncios

2 comentarios to “Los Druidas de Árboles Altos”

  1. Kelmer Says:

    Os llevaré en mi próxima visita, quedría haber ido antes, supongo que volveré antes de una luna.

    Adrun te interesará conocer al círculo, nadie mejor que ellos te puede enseñar los misterios de la dama. Y una vez que seas un brazo del bosque mas, disfrutaras de esas fiestas bajo la luna llena y las estrellas.
    Tras recoger el muerdago siempre corre el aguamiel y la cerveza, bardos cuentan las mejores historias, se puede ver danzar a los elfos de los bosques alrededor de las hogueras, incluso se puede escuchar música de ninfas, driadas o sátiros y solo con el alba los más “desafortunados” se retiran en solitario a las casas en los árboles.

    Neske allí sentirás la verdadera hermandad de la fe en Mielikki, hay muchos exploradores como tú, y siempre es bienvenido un brazo fuerte para la lucha contra los orcos. Puede que alguien haya oído hablar de aquel a quien buscas.

    Y Lya y Dervin veréis lo que vuestros ancestros hicieron con el gran roble, Teumyshaaril, y la gran magia que lo rodea. Se siente con estar cerca de sus ramas que podrían cubrir casi Aguafuertes. Su tronco, se tarda en rodear varios minutos, y en su interior hay un templo a la naturaleza con artefactos e inscripciones elficas.

    Os sentiréis como en casa, reconfortados y felices, mientras por vuestras venas corra el amor por la tierra, vuestra fe en Mielikki sea sincera o seáis fieles a vuestra ascendencia elfica.
    Desgraciadamente ahora hemos de atender asuntos más mundanos. He de viajar con prontitud a Zelbros y queria explorar por mi cuenta esa vieja abadia. Nos vemos en la posada de la caceria en un tendai.

  2. sergio Says:

    hola me gustaria saber un poco mas de
    la comunidad desde ya muchas gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: